Marc Vidal ha publicado una entrada en la que comenta los apuros en los que supuestamente se encuentra Polaris World.. Según Marc, la clave está en la contabilización de los ingresos, que se ha hecho con criterios bastante alegres, basándose en las preventas. La compañí­a habrí­a facturado como venta í­ntegra aquellas operaciones en las que la señal ascendiera al 25% del importe de la venta. Otro artí­culo escrito semanas atrás comenta este aspecto en parecidos términos.

Este sistema funciona siempre que no haya una deserción en masa de los potenciales compradores. Si en cambio, se avecina un escenario fuertemente bajista, puede suceder que al comprador le salga más a cuenta perder la señal a tener que malvender en un plazo indeterminado un activo que a lo mejor ni tan siquiera puede facturar. Por un elemental principio de prudencia contable, esta manera de imputar ingresos no es pues la más adecuada en el escenario actual.

El artí­culo ha desatado una retahila de comentarios, alguno de los cuales bastante airado y, presumiblemente, escrito desde alguno de los ordenadores de la compañí­a, prueba de que ésta no debe pasar por sus mejores momentos. Y es que seguramente las restricciones al crédito derivadas de la crisis de agosto están pasando factura en exceso a un modelo de negocio de dudosa viabilidad en condiciones de mercado normales.

¿Puede agravarse el estallido de la burbuja inmobiliaria si cae Polaris World? Puede ser, pero también puede que el mercado ya haya descontado que proyectos como éste tengan bastantes números para acabar en los juzgados mercantiles.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s