El periodismo en papel no pasa por sus momentos de gloria. Internet y los gratuitos (en aquellos paí­ses donde se han implantado), han provocado un lento declive de los periódicos tradicionales. Generalmente han sido los periódicos locales, con una tirada reducida y con un público muy bien definido, los únicos que han resistido los embates del nuevo periodismo. El resto se han visto obligados a lanzar incontables promociones, que en el caso español terminan obligando al lector dominical a ir provisto de una carretella para avituallarse en el kiosko.

Según cuenta The New York Times esta estrategia defensiva ha pasado a la historia, como mí­nimo en muchos rotativos norteamericanos. Éstos han descubierto que, incluso retrocediendo unos puntos en circulación podí­an mantener los ingresos. La clave de todo ello está en los anunciantes, quienes prefieren un periódico con menor circulación pero con un mayor porcentaje de “ávidos lectores” o con una base geográfica más definida. Ello explica decisiones como la de The Dallas Morning News, un rotativo con una tirada superior a 400.000 ejemplares diarios que se autoimpuso recientemente un lí­mite de distribución en las 200 millas alrededor de Dallas, y que en breve impondrá un lí­mite aún más estricto: 100 millas.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s