Cuando el Financial Times te escoge como ejemplo de machismo: El Corte Inglés


Durante los últimos meses El Corte Inglés no da para sustos. La reciente decisión de una juez de obligar a la empresa a pagar 98,5 millones de euros a un pequeño accionista que quería vendrese las acciones, y la aún más reciente sentencia judicial en la que se la condenaba por discriminación por razón de sexo están poniendo contra la pared dos de los principios de la empresa.

El Corte Inglés es una empresa atípica dentro del panorama de las grandes corporaciones: su accionariado es familiar, con el importante peso que juega una fundación vinculada a la memoria del alma mater de la empresa; y su política de relaciones laborales marcadamente paternalista, en la que primaba la promoción interna y un fuerte sentimiento de pertenencia. Si bien estos rasgos son inhabituales en el panorama empresarial español, sí pueden encontrarse en otras grandes corporaciones europeas, como es el caso del grupo editorial Bertelsmann.

Pero los tiempos han cambiado. Lo que se lleva, empresarialmente hablando, es la empresa cotizada en el mercado secundario o, mejor aún, el private equity. La empresa familiar, cerrada a cal y canto a los externos, se ve como una anacronía del pasado y un freno a su desarrollo a largo plazo. Por otro lado, las reformas laborales y las nuevas tendencias en las relaciones laborales ha conducido a crecientes disparidades salariales entre sus empleados y a la progresiva desaparición del ascensor laboral que permitía a un botones o a un dependiente terminar dirigiendo alguno de los establecimientos.

Hoy el influyente Financial Times ha escogido a El Corte Inglés, una de las empresas españolas mejor valoradas, como el ejemplo de discriminación por razón de sexo que aún persiste en España. Seguramente habrá sido un jarro de agua fría para una empresa que ha esmerado hasta el último detalle la publicidad corporativa y que año tras año constituye el segundo mejor anunciante español, inmediatamente detrás de Telefónica.

Curiosamente, la noticia de la que se hace eco el artículo (la sentencia de un juzgado de Barcelona por discriminación por razón de sexo) ha sido recogida por pocos periódicos españoles. Fue El Economista quien destapó la liebre hace año y medio, como comentó Carlos Salas en su blog.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s