En Japón, el estallido de la burbuja inmobiliaria a principios de los noventa y la crisis económica posterior dejaron un paí­s desolado que aún ha sido incapaz de recuperarse plenamente. Problemas desconocidos como el paro, la precariedad laboral o la pobreza aparecieron en una economí­a que pocos añs atrás parecí­a que iba a comerse el mundo.

Uno de los colectivos más perjudicados por todo este proceso fue la generación nacida en los setenta y principios de los ochenta, que accedieron al mercado laboral a mediados o finales de los noventa. Hasta el momento, el sistema de contratación imperante se basaba en unos procesos de selección que se realizaban durante el último curso de universidad. Si una empresa ofrecía un empleo, éste era de por vida y permití­a convertirse en directivo mediante el uso de los mercados laborales internos. La crisis de los noventa alteró todo esto y gran parte de los que iban a entrar al mercado laboral en los noventa se encontraron sin ofertas de trabajo y sobreviviendo gracias a empleos temporales. La leve recuperación económica posterior no les fue favorable, puesto que muchos de ellos ya eran demasiado mayores para ser aceptados. Es lo que se conoce como la “generación perdida”.

Una de las derivadas de la precariedad laboral ha sido la imposibilidad de poder pagar un alojamiento, dados los elevados precios de la vivienda en Japón (y ello pese a que durante quince añs los precios han estado estancados). Para muchos, los cibercafés se han convertido en la opción de emergencia en caso de precisar techo, tal y como comentó el otro dí­a El Confidencial. Por menos de 15 euros es posible pasar la noche­, ducharse e incluso tomar una bebida, además de poder navegar por Internet o jugar con la consola de videojuegos.

De hecho, los cibercafés están reemplazando a los hoteles cápsula como la opción preferida para descansar y relajarse en caso de una emergencia. Seguramente el hecho de que (aún) no se asocien con una forma de alojamiento barato y la posibilidad de poder utilizar Internet ha facilitado su popularidad, además de su precio.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s