¿Negocio o emociones? El caso del UE Miapuesta Castelldefels (ex Figueres)


No creo que el fútbol sea uno de los temas preferidos para la mayoría de los bloggers en activo.  Sin embargo hay honrosas excepciones, como Carlos Blanco. Gracias a él hemos podido seguir una historia aparentemente inocua que va camino de convertirse en el culebrón futbolístico del verano.

El asunto se inicia cuando los accionistas del UE Miapuesta Figueres deciden, a la vista de los malos resultados y de la escasa implicación de la localidad, trasladar el equipo a 150 km de su emplazamiento original. De nada sirvieron los intentos de otro ilustre blogger y figuerense Didac Lee de encontrar una posición de compromiso entre el accionista mayoritario (Enric Flix, propietario de Miapuesta) harto de enjuagar las pérdidas de un equipo que no levanta cabeza, y los accionistas minoritarios, radicalmente contrarios al cambio de emplazamiento. El asunto ha acabado en los juzgados de lo mercantil y ha puesto en un serio compromiso a las federaciones de fútbol.

Debo reconocer que desconozco bastante el mundo del fútbol como para poder emitir un juicio sobre todo este embolado, pero me da la sensación por lo que me han contado que un equipo en Segunda B (categoría en la que militaba y militará el equipo), o bien se prepara para subir a categorías superiores (cosa que parece bastante difícil), o bien debe plantearse como un equipo amateur. Mantener un equipo medianamente profesional  es inviable  a medio plazo.

¿Tiene sentido la estrategia del propietario de Miapuesta de deslocalizar el club? Podría tener sentido si se tratara de otro deporte. Ciudad Real creó, casi de la nada, un potente equipo de balonmano capaz de batirse en las mejores canchas europeas, con una inversión similar a la que requiere un equipo de segunda B.

En el caso del futbol la cosa se complica: altos presupuestos y el dominio del emoción frente a la racionalidad (sólo hace falta recordar las manifestaciones que hubo en Sevilla y en Vigo cuando se anunció el descenso de ambos equipos por impago de deudas) pueden convertir la inversión en inviable.

Me quedo con la reflexión que realiza Didac Lee al respecto: si no existen muchas posibilidades de tener un equipo de primera quizá lo más pragmático sea resignarse a tener “sólo” un equipo amateur (el FE Figueres), y destinar el dinero a otras causas. Quizá una de ellas fuera especializarse en algún deporte que no sea ni el fútbol ni el baloncesto.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s