Leo en Vidadeunconsultor un comentario sobre los problemas de encontrar un blogger profesional que parecen tener algunos blogs que quieren marcar tendencia. La frase que dio pie al comentario es la siguiente:

Este es un proyecto serio y a largo plazo, no quiero un blogger que a los 3 meses me diga que no puede escribir porque el gato se enfermó o porque tiene muchas materias este trimestre.

Me permito añadir otra frase del post original:

Influyente: los nombres influyentes en este campo se limitan a dos o tres, es hora de que el nuevo entre a la batalla, tus opiniones deben de causar influencia, debes de demostrar que sabes lo que escribes y tu opinión sea valuada, respetada y seguida.

Y permitidme añadir otra frase:

El blogger que entre en el proyecto se llevará los primeros 1,000 dólares generados. Cuando el sitio alcance esa cifra, la repartición de ganancias será bastante atractiva: le damos el 60% y nosotros nos quedamos con el otro 40%.

Creo que es muy difí­cil (aunque no imposible) conjugar las tres condiciones: si quieres un blogger creador de opinión que te publique con una cierta regularidad, o le ofreces una muy atractiva remuneración, o muy probablemente ya tendrá su propio blog y, por tanto, ningún interés en participar en tu proyecto.

La pregunta del millón es cuan atractiva debe ser la remuneración. Hipertextual ofrece un modelo que puede tener su lógica: un 60/40 con un mí­nimo garantizado de 1.000 dólares. Pero creo que este tipo de repartos no funcionan a largo plazo en un blog que quiere estar en primera lí­nea. Reitero lo comentado más arriba: si no garantizas que una buena parte de tus ingresos sean fijos. ¿qué interés tiene para tí­ escribir para terceros y no tener tu propio blog? Al fin y al cabo, si eres bueno y creas tendencia, seguramente ganarás dinero… o mejor dicho el 100% de lo que ingreses por publicidad, no el 60%.

Personalmente creo que para conseguir buenas firmas hay que ofrecer un mix de remuneración que combine una remuneración fija por post y una parte variable menos generosa que la propuesta. La parte fija deberí­a ser competitiva con los ingresos que estos profesionales pueden obtener por otras actividades, tales como impartir seminarios o escribir en medios tradicionales. Difí­cilmente podemos tener una firma de calidad a 30 dólares el post si ésta puede ganar 150 euros por hora impartiendo cursos o 300 euros por artí­culo periodí­stico.

De todos modos, este tema aún está muy verde. Hay pocos bloggers profesionales y pocas empresas que quieran emplear este tipo de nuevo periodismo. Por tanto, propuestas como la anterior deben verse como una forma de prueba y error.

Por cierto, mi plato preferido de comida son los makis que hacen en el restaurante Kibuka😉

10 thoughts on “

  1. Estoy de acuerdo con el mix fijo-variable – sólo a variable, las fuerzas “se agotan” (sobre todo en los inicios del blog, donde los ingresos generados son pocos y el esfuerzo mucho – eso hace que mucha gente se “canse” antes de llegar al umbral de ganar dinero). Esa fué una de las razones por las que en Weblogs SL cambiamos el criterio de reparto, de un puro reparto de ingresos al 50% a una estructura en la que hay un pago fijo por post (que depende del nivel de ingresos del blog, pero es más estable en el tiempo) y un variable.

    En cuanto a la conveniencia de formar parte de una red de blogs, creo que sí tiene una ventaja frente a ser un lone-blogger: efecto red, visibilidad, gestión de la publicidad y de los aspectos técnicos y de diseño… no sé si eso vale el 40% o el 60% o el 10%, pero tiene su punto de interés.

    Por último, en la comparación que haces de “actividades alternativas”, también hay que comparar lo que supone escribir un post de un blog vs. preparar un seminario o escribir un artículo periodístico. Los posts suelen ser más “ligeros” tanto en profundidad como en tiempo necesario para prepararlos, por lo que hay que aplicar ese factor corrector. Es más, diría que los lectores de blogs quieren contenidos ágiles, dinámicos, “ligeros”, y que rechazarían cosas demasiado elaboradas.

    Y hay un factor adicional: la pasión. Se supone (es la esencia de esto) que los bloggers escriben sobre cosas que les apasionan, que no les resulta difícil hacerlo (porque tienen esa pasión y ese conocimiento).

    Lo que no sé es si ese planteamiento es compatible con el blog que buscan en Hipertextual (que yo, francamente, también veo difícil que consigan un blogger de esas características).

  2. Estoy casi totalmente de acuerdo contigo (por cierto, gracias por el comentario), aunque añado un par de matices. Tienes razón con que es imprescindible tener pasión por este medio, pero discrepo en el hecho de que esa pasión justifique que a un blogger se le pague la quinta o la octava parte de lo que pagaríamos a un articulista en un medio tradicional. Creo que esencialmente están haciendo la misma tarea.

    Hay otro tema en el que discrepo: una entrada de blog debe ser más ligera que un artículo en un medio convencional, pero ello no implica que se necesite tiempo para prepararlo. Independientemente del estilo que se adopte es necesario documentarse, redactar, releer el redactado y pasar una corrección estilística. Todo ello exige tiempo, salvo que ya nos vayan bien un par de párrafos llenos de vaguedades o imprecisiones. Al final el visitante acaba valorando el grano de la paja y se acaba quedando con lo que realmente le aporta algo. Eso fue lo que llevó a la ruina a muchos portales que fueron incapaces de generar contenidos útiles e interesantes para sus visitantes.

    Dicho esto, me reitero en el hecho de que aún estamos en fase de prueba y error y que aún falta algo para acabar encontrando el mix adecuado para esta nueva forma de periodismo.

  3. Cuando hablaba de la pasión no me refería a que por ser algo “de pasión” haya que pagar menos. Me refiero a que suele ser un perfil “amateur”, de gente aficionada a un tema, pero que difícilmente tendrá las condiciones como para convertirse en “profesional” de un medio tradicional. Y de hecho, tampoco le gustaría.

    No creo que el modelo a seguir por los blogs sea contratar a “periodistas profesionales” para que creen contenidos, sino ser capaces de sumar “muchos pocos” de gente aficionada que no podría (ni probablemente querría) dedicarse a tiempo completo a ello. Gente para quienes “escribir para un medio tradicional” o “dar un seminario” no son alternativas reales, y que por lo tanto no procede comparar.

    En cuanto a la preparación, por supuesto que los posts hay que prepararlos. Pero no es lo mismo preparar un post de tres , cuatro o cinco párrafos, que un artículo de dos o tres páginas, o un seminario de media mañana.

  4. Te doy la razón. En cuanto a la preparación quizá he escogido malos ejemplos (los tiempos de preparación no son perfectamente comparables), pero mi intención era señalar que realizar una entrada de veinte líneas implica un esfuerzo de recopilar información, presentarla de un modo atractivo y redactar de un modo inteligible.

    Respecto a lo último, creo que tan error es intentar cubrir un blog con periodistas “tradicionales” como basarse en personas que están a la última en nuevas tecnologías pero incapaces de redactar un texto.

    Finalmente creo que disponer de una base profesional, complementada con colaboraciones amateurs no hace ningún daño al producto final. Todo lo contrario: lo puede mejorar.

  5. En cuanto a la pasión, estoy de acuerdo, yo escribo en un par de blogs por pura diversión y aún así me cuesta a veces el escribir… da un poco de pereza el empezar. Luego te metes en el post y lo escribes sin problemas y lo pasas bien, además te queda una especie de satisfacción de “ahí queda eso”, pero me temo que el abismo ante el folio en blanco (en este caso pantalla en blanco :-)) es un poco inevitable.

    Y por lo que veo a otra gente es normal empezar con muchas ganas y luego dejarlo, o escribir 3 posts seguidos y luego olvidarse.

  6. ¡Cuantas veces nos ha pasado esto! Hay días que tienes tres o cuatro ideas que merecerían sendas entradas, y, en cambio, otros días no hay manera de escribir nada que sea de interés.

    Pero hay una diferencia: en la mayoría de casos somos bloggers aficionados. Todo lo que por aquí escribimos tiene reducido (o nulo) impacto sobre nuestra cuenta de resultados🙂 Y aún así, menudos resultados se ven.

    En cambio, creo que a un blogger profesional (es decir aquél que recibe una parte significativa de sus ingresos por sus colaboraciones en un blog) se le deben pedir unos ciertos mínimos, como se los piden al articulista de un periódico, a un caricaturista, o al guionista de una serie de televisión. Y uno de estos mínimos es disponer de un archivo de ideas suficiente como para cubrir de un modo más que digno el día a día.

  7. Al final no se dice lo que se pagaría por una entrada, asi que yo hago una pregunta, merece la pena escribir entradas de blog a 0,5€, por mucho que parezca disparatado, me han llegado a ofrecer trabajar por esa miseria, o yo lo considero así, habría que ver cuanto se gana con un blog personal y cuantas entradas mensuales tiene.

  8. Bueno, tenía prevista una segunda entrada dando algunas cifras que pienso que son orientativas. Que alguien te llegara a ofrecer 0,5€ por entrada ya demuestra que el tema no se toma en serio. Puedes pagar 1 euro por comentario, por ejemplo, pero no un texto que se supone que tiene que trabajarse concienzudamente y para el que necesitas una documentación previa.

    Creo que el criterio a seguir para decidir si vale o no la pena el blogueo remunerado consiste en evaluar cuanto tiempo te cuesta realizar una entrada y fijar una remuneración hora digna, en la línea de lo que se retribuye en otros ámbitos. Por ejemplo, si una entrada te cuesta de media una hora y supones un salario/hora de 30 euros, deberías pedir un mínimo de 30 euros.

  9. Bueno, aquí entramos en el proceloso mundo de las teorías del valor… ¿las cosas tienen un valor intrínseco, o valen según lo que alguien esté dispuesto a pagar por ellas?

    Yo creo que el mercado es el que fija si hay acuerdo o no.

    Digamos post=30 euros… ¿vale la pena, para el “dueño del blog”, tener esos costes (aparte de los derivados de mantenimiento del sitio, diseño, etc, etc…). ¿Pueden sus fuentes de ingresos equilibrar esos costes? Si la respuesta es sí, quizás esté dispuesto a pagarlos. Si la respuesta es no, directametne no los pagará nunca.

    Por el otro lado, lo mismo. ¿Le merece a un blogger escribir por menos de 30 euros la hora? Si es que no, no aceptará un acuerdo por debajo de eso. O quizás sí….

    Pero volvemos a lo mismo: la mayoría de bloggers que cobran algo de dinero no lo hacen pretendiendo ser “profesionales” ni su coste de oportunidad es “otro trabajo que podría hacer”. Lo hacen por hobby, y su coste de oportunidad es “hacer zapping un rato en la tele”.

  10. Bueno, si partimos de la base que el dueño del blog quería entradas influyentes, creadoras de opinión… eso no se consigue pagando las entradas a 0,5 euros😀 Creo que hay que valorarlo todo en su justa medida: como bien dices, una cosa es un blog como el mío en el que incluso cediría espacio a otro blogger; otra muy distinta es un blog profesional en el que no hay lugar a la improvisación.

    En lo que sí te doy la razón al 100% es en tu última observación: la remuneración depende de lo que los economistas denominamos “coste de oportunidad”. Durante muchos años me he dedicado a hacer trabajo de campo con experimentos económicos con estudiantes y te puedo asegurar que pagándoles una media de 10 euros/hora los tienes más que satisfechos. Eso sí, siempres que no los hagas en fechas de exámenes o en vísperas de un puente😉

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s