¿Hasta cuando subirá Endesa?


Estoy siguiendo bastante atentamente la evolución de la OPA sobre Endesa. La razón es muy sencilla: soy uno de los cientos de miles de accionistas que entramos en alguna de las OPV que se sucedieron a mediados de los noventa.

Durante muchos años nuestras acciones cotizaban a precios bajos, muy bajos. En algunos casos éstos eran claramente inferiores al precio de compra. El único consuelo que le quedaba al pequeño accionista era ver cómo el reparto de dividendos seguía siendo de los más generosos de las grandes empresas españolas. No en vano, y pese a los problemas de un entorno bajista o de una Latinoamérica convulsa, la parte del león del negocio de Endesa seguía siendo la distribución eléctrica en España, un sector fuertemente regulado y con un mercado cautivo con tasas de crecimiento nada despreciables.

A partir de 2004 las cosas empezaron a cambiar: la bolsa volvía a subir, tras el empacho de la burbuja tecnológica, y los nubarrones que venían de Latinoamérica se quedaron en tormenta veraniega. Así las cosas Endesa había quedado barata y, por tanto, blanco de la primera OPA que se pusiera por medio. El resto de la historia ya es de todos conocida.

Mi dilema ahora es determinar si debo vender las acciones, o, caso de hacerlo, cuál es el mejor momento. La cotización de la compañía supera ya los 39 euros por acción, y existen analistas que apuntan que podría situarse en los 42 euros por acción.

No obstante E.On apunta que estaría dispuesta a pagar hasta 38 euros. Parece altamente improbable que Gas Natural haga una oferta que iguale o supere la de E.On, salvo que Suez se involucre en el proceso. ¿Acciona? No se sabe si ha llegado a Endesa dispuesta a sacar una buena rentabilidad a corto plazo o si realmente quiere participar en el control de la eléctrica. Por tanto, seguramente un precio por encima de 38 euros no será sostenible a medio plazo.

Hace un par de semanas me plantee vender a 38 euros la acción. Afortunadamente no lo hice. Ahora me estoy planteando vender a 40 euros. Si lo hago obtendré una rentabilidad que no habría ni imaginado hace poco más de un año, pero por otro lado renunciaré a un flujo de dividendos nada despreciable. ¿To sell or not to sell? That’s the (big) question.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s