Startup.com


Llevaba mucho tiempo con ganas de verla. Pero por una razón u otra no fue hasta ayer que pude ver Startup.com. Este documental de 2001 muestra el nacimiento, desarrollo y ocaso de una de la miríada de empresas dotcom que poblaron la economía mundial a finales de los noventa. Vista con un lustro de perspectiva este documento es una de las mejores piezas de la primera ola de Internet y puede ser una interesante guía para repasar los dos y don’ts de la Web 2.0.

Una condición necesaria para tener éxito en un negocio es disponer de una buena idea. La idea que traían entre manos  Kalil y Tom (los protagonistas) tenía buena pinta (facilitar los trámites con las administraciones públicas).
Tener una buena idea no es una condición suficiente para tener éxito. La implementación de esta idea es un apartado tan o más crítico que disponer de una buena idea.  ¿Se plantearon los protagonistas que este negocio lo podían gestionar directamente los propios ayuntamientos? ¿se plantearon qué valor diferencial aportaban al consumidor respecto a las alternativas existentes? ¿qué ocurría si una empresa del sector entraba en ese nicho de mercado?

Un error repetido fue el exceso de tecnología. Únicamente con la plataforma tecnológica nuestros protagonistas se fundieron la mitad de la financiación recibida. Reconozco que hay que ser precavido e intentar no morir de éxito con una plataforma tecnológica que no de más de sí. Pero gastarse millones de dólares para tener 100 pedidos diarios que en el mejor de los gastos nos dejaran unos pocos dólares de margen no parece ser una política muy sensata.

Otro error repetido hasta la saciedad fue intentar crecer lo máximo posible a cualquier precio. Las empresas que acabaron funcionando se hicieron planteamientos modestos, hicieron las contrataciones justas y necesarias e intentaron gastar el mínimo posible en publicidad. En cambio, el cementerio dotcom está poblado de las empresas que en su día fueron las mayores cuentas  de la agencias de publicidad.

Y finalmente, ser realistas.  Los años de la dotcomanía fueron años de mucha soberbia y de cierta prepotencia. ¿Os acordáis de aquellos que proclamaban el fin de la tienda tradicional? ¿O de aquellos que predecían el fin del papel impreso?  Internet es un canal más de venta. En algunos casos puede llegar a ser el principal (por ejemplo a la hora de adquirir billetes de avión), pero en muchos mercados su papel puede ser el mismo que un canal secundario de distribución.

2 thoughts on “Startup.com

  1. Si puedes, vuelve a verlo. Si en su momento te gustó, supongo que ahora, con la perspectiva del tiempo, el documental aún te parecerá más bueno. Como documento histórico es excelente, pero como documental es uno de los mejores que he visto.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s